terapia-gestalt-sandra-valent

Encuadrada dentro de la Psicología Humanista, la terapia Gestalt está enfocada, sobre todo, en el bienestar y en el desarrollo espiritual y profundo del ser. Pone la mirada en generar salud desde las potencialidades que posee la persona, en vez de centrarse solamente en las patologías. El creador de esta terapia, el neuropsiquiatra Fritz Perls, dijo que la Gestalt es demasiado beneficiosa como para restringirla al tratamiento de los enfermos. Por este motivo, va dirigida tanto a personas que atraviesan crisis y trastornos, como depresión o ansiedad, como a los que quieren ampliar conciencia de sí mismos, para vivir con más paz y menos sufrimiento. La Gestalt cuenta con claras influencias del psicoanálisis y de la filosofía oriental, integrando, de este modo, psicoterapia y espiritualidad.

Gestalt significa totalidad o forma en alemán. La terapia Gestalt parte de la idea de que vemos la realidad como un conjunto, no como espacios aislados. Recoge este precepto para desarrollar un enfoque terapéutico integral, puesto que atiende a la globalidad de la persona en todas sus facetas: cuerpo, emoción y mente.

Principios básicos de la Terapia Gestalt

La Terapia Gestalt se basa en el darse cuenta, en ampliar conciencia sobre uno mismo. ¿Para qué? Para identificar las creencias que nos limitan o los comportamientos que ya no nos sirven y nos hacen sufrir y así poder dejarlos atrás. Anima al paciente a probar nuevas maneras de relacionarse con uno mismo o con el mundo.

El enfoque Gestalt pone mucha atención en el aquí y el ahora. Eso no quiere decir que no se traten asuntos del pasado; por supuesto, que se trabajan pero trayéndolos al presente, reviviéndolos en el aquí y ahora, para poder sanarlos. Si uno vive mucho en el pasado es fácil caer en la melancolía, en aquello de “los tiempos pasados siempre fueron mejores”. Por otra parte, si la mente está mucho en el futuro tendremos todos los números para padecer ansiedad. En este caso, nos adelantamos a acontecimientos y podemos sentir miedo ante algo que aún no ha sucedido, algo que imaginamos que puede pasar. En muchas ocasiones nuestra mente oscila entre el pasado y el futuro. La consecuencia es que nos perdemos disfrutar del presente, de lo que pasa justo en este instante.

El abordaje gestáltico se centra en "el cómo" y el "para qué". Abandona el "por qué" ya que esta pregunta nos lleva a teorizar, a estar en la ficción. En cambio, el "cómo" nos proporciona perspectiva y orientación, permite ver lo que ocurre y entender mejor el proceso de lo que está pasando. Por su parte, el "para qué" nos ayuda a entender la función de lo que hacemos, sentimos o pensamos. ¿Para qué hago esto? o ¿qué estoy evitando? permite responsabilizarnos.

La responsabilidad en terapia Gestalt es básica. Busca que el individuo se responsabilice de lo que hace y lo que siente, de lo que vive a través de su experiencia. Y de esta manera, no culpabilice a los demás o al entorno de lo que le ocurre a cada momento. Además confía en la autoregulación natural del ser humano, que, como todo organismo vivo tiende a detectar sus necesidades y busca cómo satisfacerlas. Por eso, el acompañamiento terapéutico está orientado a que el individuo pueda contactar con su esencia, para vivir de acuerdo a ésta y abrazarla tal como es.

Otro precepto fundamental es la atención y la aceptación de lo que está pasando. Es decir, identificar emociones y pensamientos y no huir de lo que se está experimentando. Se trata, por tanto, de una terapia de la experiencia; es decir, prima la vivencia por encima de la interpretación y la racionalización. El objetivo es que el individuo sea honesto consigo mismo y desarrolle al máximo su potencial.

 

 Los 9 principios gestálticos

La filosofía de la Terapia Gestalt queda bien recogida en estos 9 principios desarrollados por el psiquiatra y psicoterapeuta chileno Claudio Naranjo, referente mundial en terapia Gestalt :

  • Vive ahora, ocúpate del presente más que del pasado o el futuro
  •  Vive aquí, con lo presente más que con lo ausente
  • Deja de imaginar, experimenta lo real
  • Abandona los pensamientos innecesarios, más bien siente y observa
  • Prefiere expresar antes que manipular, explicar, justificar o juzgar
  • Entrégate al desagrado y al dolor tanto como al placer. No restrinjas tu percatarte
  • No aceptes ningún otro “debería” más que el tuyo propio
  • Responsabilízate plenamente de tus acciones, sentimientos y pensamientos
  •  Acepta ser como eres

Fuente: Claudio Naranjo. 1989. La Vieja y Novísima Gestalt.

Oración Gestáltica de Fritz Perls

La Terapia Gestalt es, en definitiva, una manera de hacer, y especialmente de ser, que queda perfectamente plasmada en estas palabras de Fritz Perls.

Yo soy yo. Tú eres tú
Yo no estoy en este mundo para cumplir tus expectativas
Y tú no estás en este mundo para cumplir las mías.
Tú eres tú. Yo soy yo
Si en algún momento o en algún punto nos encontramos, será hermoso.
Si no, no puede remediarse.
Falto de amor a mí mismo,
cuando en el intento de complacerte me traiciono.
Falto de amor a ti,
cuando intento que seas como yo quiero,
en vez de aceptarte como realmente eres.
Tú eres Tú y Yo soy Yo.

Cómo trabajo

Te acompañaré para que puedas ampliar tu darte cuenta y poner luz a esos aspectos de tu carácter que te hacen sufrir.  (Leer más)

Terapia Individual

La terapia Gestalt individual es un espacio de reencuentro con uno mismo. ¿Por qué digo re-encuentro?
(Leer más)

Terapia Grupal

En terapia Gestalt grupal encontrarás un espacio protegido compartido donde explorar tu mundo interno. 
(Leer más)

Volver arriba

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar